Valentine's Day proposal

Proponer matrimonio el día de San Valentín, ¿sí o no?

0 Acciones
0
0
0

De todas las ocasiones especiales en las que surgió la gran pregunta en 2020, el Día de San Valentín finalmente superó al Día de Navidad como la fecha más popular en el calendario para las propuestas de matrimonio. Una propuesta de matrimonio el día de San Valentín parece ser una excelente opción: el mundo entero está pensando en el amor, así que ¿por qué no asentar vuestra relación con una propuesta de matrimonio y un anillo?

También existen razones por las que una propuesta de matrimonio el día de San Valentín podría no ser una buena idea. El mundo entero está pensando en el amor, por lo que el día especial de pedirle a tu alma gemela que se case contigo será compartido con muchas otras parejas.

Entonces, ¿es un cliché cursi o una maravillosa celebración del amor? Echamos un vistazo a ambas caras de la moneda para valorar una propuesta de matrimonio el Día de San Valentín…

Ventajas de proponer matrimonio el día de San Valentín

Para muchas personas, el Día de San Valentín es una fecha preciosa en el calendario para celebrar las relaciones y, a pesar de sus elementos estereotipados, siempre marcarán el 14 de febrero y harán algo significativo con su pareja. Si esto os define, y como pareja siempre os ha encantado celebrar juntos el Día de San Valentín, entonces podría ser una fecha hermosa y significativa para que hagas la gran pregunta.

¿Es tu pareja una gran fanática de las comedias románticas? Una propuesta de matrimonio el Día de San Valentín te pondrá a la altura de Mr. Darcy, Mr. Big y Noah Calhoun en las apuestas de protagonista. Los amantes de las comedias románticas estarán encantados de que se les haga la gran pregunta en el día más importante del año para el romance, al igual que su personaje favorito en la pantalla. ¡No podrán resistirse a la pura naturaleza romántica de una propuesta de matrimonio el día de San Valentín!

Otra excelente razón para una propuesta de matrimonio el día de San Valentín es porque el amor realmente está por todas partes el 14 de febrero. La gente está pensando, celebrando y fomentando el romance, por lo que usar este estado de ánimo para consolidar vuestra relación no podría ser más perfecto. Escuchar sobre compromisos siempre hace feliz a la gente, pero uno que se crea el Día de San Valentín definitivamente los hará sonreír.

Los contras de una propuesta de matrimonio en San Valentín

Si bien es cierto que el 14 de febrero es un día popular y encantador para proponer matrimonio, también hay varias razones por las que una propuesta de matrimonio el Día de San Valentín podría no ser la mejor opción.

En primer lugar, el día no es especial. Con tantas otras personas proponiendo matrimonio el Día de San Valentín, no será nada único. Prácticamente cualquier fecha en el calendario (27 de noviembre, 6 de junio, 17 de septiembre) se convertirá instantáneamente en especial si la eliges para la propuesta de matrimonio. Sin embargo, si eliges el 14 de febrero estaréis compartiendo vuestra propuesta de matrimonio y aniversario con muchas otras parejas.

Una propuesta de matrimonio en San Valentín también es muy cliché. ¿Rosas rojas? Check. ¿Restaurante elegante? Check. ¿Arrodillado? Check. Es posible que tu pareja sienta que no has hecho ningún esfuerzo y que simplemente has elegido perezosamente el llamado “día del amor” porque no se te ocurría nada mejor.

La tercera cosa a considerar es que los detalles de tu propuesta de matrimonio (cenar fuera, flores, los dulces favoritos de tu pareja) podrían ser más caros. Al igual que cuando estás planeando una boda y las cosas aumentan automáticamente con la mera mención de la palabra “boda”, los restaurantes, floristerías y hoteles aumentan sus precios de manera similar el Día de San Valentín. ¡Echar humo por dentro por el precio de la habitación de hotel no creará el estado de ánimo adecuado para proponer matrimonio!

Planificación de una propuesta de matrimonio perfecta el día de San Valentín

Si decides seguir adelante con la propuesta de matrimonio el día de San Valentín, hay muchas formas en que puedes hacerla memorable y mágica sin tener que recurrir a ideas cansadas y cliché.

Cuando se trata de decidir la ubicación perfecta para hacer la gran pregunta, no tiene por qué ser ninguna de las opciones obvias, como un restaurante o un atardecer en la playa. Podríais volver a visitar el lugar de vuestra primera cita y proponerle matrimonio allí, o volver al lugar donde le dijiste por primera vez que la querías, ¡incluso si es un lugar poco romántico como un supermercado!

¿Quieres hacer algo un poco diferente que no esté relacionado específicamente con el Día de San Valentín? Si a tu pareja le encanta resolver pistas, puedes organizar una búsqueda del tesoro con el tema del Día de San Valentín, ¡que tiene un anillo de compromiso como tesoro final! Podéis hacer una caminata en algún lugar con grandes vistas y preparar un picnic, una botella de champán y una propuesta de matrimonio. ¿Y proponer matrimonio bajo las estrellas?

Otra opción es reducir todo el ambiente del Día de San Valentín con una caminata sencilla y discreta o un café en su lugar favorito. Esto significa que es menos probable que tu pareja sospeche que algo está sucediendo y quita cualquier presión, ideal si tu pareja es más callada e introvertida, o si no le gustaría estar rodeada de mucha gente en un momento tan importante.

Y, por supuesto, si necesitas un poco de ayuda adicional para elevar tu propuesta de matrimonio en el Día de San Valentín más allá de lo habitual, un planificador de propuestas de matrimonio podría ayudarte a crear algo único y sorprendente. Los planificadores de propuestas de matrimonio pueden trabajar para llevar tus propias ideas a la realidad o quizá, darte una idea que sea tan mágica y especial a la que tu pareja no podrá resistirse.

0 Acciones
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede gustar